La palabra “usabilidad” no está registrada en el Diccionario de la Lengua de la Real Academia Española. Es un neologismo que viene de la palabra inglesa “usability”. La usabilidad es un atributo relacionado con la facilidad de uso, más específicamente se refiere a la rapidez con la que se puede a utilizar algo, la eficiencia al utilizarlo, cuál es su grado de propensión al error y cuánto le gusta a los usuarios. Si una característica no se puede utilizar o no se utiliza, es como si no existiera.

Sin Usabilidad sólo consigues confusiónAhora, la Usabilidad Web es mucho más importante que en el pasado por que la competitividad se ha agudizado enormemente. La gente utiliza una estrategia cuando investiga en la Web. Teclean unas cuantas palabras en un motor de búsqueda y consiguen una larga lista de compañías que compiten para solucionar su problema. Todos están a un clic y ninguno se para a pensar si impone demasiadas barreras o retrasos a sus clientes para llegar hasta donde desean. Hoy en día, los usuarios esperan mucho de los sitios Web y cada vez son menos tolerantes con el mal diseño. Los sitios Web comenten errores de usabilidad de forma repetida, errores que llevan a un cliente a sentirse insatisfecho y a la pérdida de negocio como consecuencia.

Tienes menos de un minuto para comunicarte por primera vez con un potencial cliente que visita tu sitio Web. Este es el hecho fundamental de la experiencia Web: en lo que respecta a los usuarios, cada página debe justificar su inversión del tiempo. Si una página no lo hace de forma inmediata y clara, se van a otra parte. La mayoría de ellos ni siquiera se molesta en desplazarse por la página para ver qué hay más abajo.

Menos Usabilidad mas confusiónLos usuarios Web son extremadamente impacientes. ¿Por qué tanta prisa? Porque hay demasiada basura inservible en Internet. Si la gente estudiase con atención todo que se encuentra en la red, nunca conseguiría desconectarse y disfrutar de la vida.

Se debe diseñar para los usuarios. Es algo que suena obvio, pero no lo es. Casi siempre que vemos un sitio Web malo, lo es porque fue diseñado para los mismos diseñadores. La clave no está en lo que le gusta a los diseñadores o incluso a ti mismo. Es difícil rechazar las propias preferencias, pero la clave para crear una buena experiencia para el usuario es diseñar teniéndoles a ellos en mente. De lo contrario, te equivocarás.

La perspectiva de los usuarios es distinta a la tuya, por lo que juzgarán tu sitio Web de forma diferente. Al final, lo único que importa es si les gusta y lo utilizan. No es suficiente crear interfaces elaborados y poco convencionales sólo porque parecen más interesantes. El interés por parte de los usuarios es lo que hará crecer tu negocio y su lealtad.

Conocer a los usuarios objetivo es crucial. Tienen expectativas sobre tu sitio Web y están basadas en la experiencia que han tenido con otros.

Un sitio Web único que es incongruente con lo que es conocido interrumpe su flujo de trabajo y causa confusión. Es más difícil aprender algo nuevo que repetir algo que es familiar, y los usuarios no llegan a tu sitio Web para realizar más esfuerzo del necesario en conseguir respuestas. Cualquier carga cognitiva extra sobre ellos se traduce directamente en pérdida de negocio.

Mantén a tus usuarios en el centro del proyecto de diseño. Sé humilde. Escúchales. Ellos harán que tengas éxito.

Mejorar el diseño de tu sitio Web: ¿Antes o después?

Tu Web es Usable?

Tu Web es Usable?

Algunas veces, cuando se ven los diseños revisados y mejorados, se piensa “esta es la dirección en la que hay que ir” y no se tienen en cuenta los elementos para comprender la usabilidad que se encuentra detrás. Sin embargo, el mejor diseño no era evidente desde el comienzo, como prueba el hecho de que hasta las compañías más ricas con grandes presupuestos para Web pueden tener malos sitios Web que dañan su imagen durante años.

La usabilidad, en gran medida, es igual a sencillez, lo que de nuevo implica que las mejoras de usabilidad son evidentes. Los sitios de fácil uso para el usuario no surgen por sí mismos. Debe emplearse una metodología de usabilidad y examinar a los usuarios objetivo a través de estudios rápidos y económicos.

Los defectos de usabilidad saldrán a la superficie antes o después. La cuestión principal es descubrirlos en una etapa temprana del proyecto, antes de hayas empleado tiempo y dinero en implementar un mal diseño.
Cuanto antes, mejor. Y más barato.

Haz de SEO Asesor tu Asesor SEO