A la vista del gran número de preguntas que me han llegado estos días sobre la tasa de rebote en la Analítica Web, he decidido intentar explicar un poco más en profundidad esta métrica ya que a veces se produce confusión con otra métrica que es el tiempo en la página, completamente distinta y que además de calcularse de otra manera nos proporciona información que va más en la línea de la fidelización.

Volvamos a definir la tasa de rebote: es el porcentaje de visitas que acceden a nuestro site y tan solo ven una página. No hacen ni un solo clic en ella. El usuario llega a la web y cierra el navegador, o se va a otra web, o la deja abierta más de 30 minutos sin hacer nada. Si hace esto último, Google Analytics da por terminada la sesión y la siguiente interacción con la página la considera como otra visita. Detalle importante: aunque el usuario haya estado un lapso de tiempo que va desde unos pocos segundos hasta 30 minutos (sin interacción alguna con la página), Google Analytics le asigna un tiempo de estancia de 0.

Veamos como Google Analytics toma los tiempos en la página con este gráfico:

 Grafico Tiempo en Web

Un usuario accede a nuestra web a las 20:00 horas. Accede por la Página A. A las 20:01 se va a la Página B. A las 20:07 pasa a la Página C. Después se marcha de nuestra web. Google Analytics resta el tiempo de salida del tiempo de entrada para saber el tiempo en página en la Página A: 1 minuto. Hace lo mismo para la Página B: 6 minutos. Y aquí viene lo importante: Analytics no puede calcular el tiempo de permanencia en la Página C porque le falta uno de los time STAMPs para hacer el cálculo. Le falta el de salida, por lo que automáticamente le asigna 0 al tiempo de estancia en la Página C.

El tiempo que Google Analytics contabiliza para esta visita será de 7 minutos. He obviado los segundos por no ser importantes para demostrar lo que quería, pero Analytics también cuenta los segundos.

Este es el gráfico de un rebote:

Grafico Tasa de Rebote

Un usuario accede a nuestra web a las 15:00 horas por la Página A. Y después se marcha. Independientemente de que haya estado 1, 5, 10 minutos o el tiempo que sea, Google Analytics lo tomará como un rebote y asignará como tiempo en la página en la Página A como 0.

Para ser exactos: Google Analytics no puede calcular el tiempo de permanencia en una página si ésta es la única o la última página que se ha visto. Y no hay más vuelta de hoja.

Ahora vamos con algo que a primera vista puede confundir. ¿Cómo es posible que páginas con un alto porcentaje de rebote presenten un elevado tiempo promedio de permanencia en página? Bien, la respuesta está en cómo Google Analytics calcula cada una de las métricas. Ya he explicado como calcula la tasa de rebote. El tiempo promedio de permanencia en una página es la suma de todos los tiempos de permanencia en dicha página dividido por el número de veces que la página se ha visto. Si tenemos una alta tasa de rebote tendremos un montón de visitas con 0 minutos como tiempo de permanencia en esa página… así que es imposible que al mismo tiempo tengamos un tiempo promedio de permanencia en página alto. Pues sí, es posible porque Google Analytics para obtener el tiempo medio de permanencia en una página, no tiene en cuenta las vistas de página con tiempos iguales a cero, es decir, los rebotes y las veces en las que la página ha sido la última en verse antes de salir del sitio.

Por ejemplo, una página con un 99% de rebote puede tener tiempos promedios de permanencia altos. Esto se debe a que algunos usuarios han accedido a esa página, se han quedado digamos 15 minutos y han seguido hacia otras páginas de la web (uno de cada cien, en este caso). Resumiendo, basta que una página haya sido vista una sola vez en el período analizado, y que en esa vista el usuario haya estado con ella abierta 15 minutos antes de pasar a otra página del sitio, para que la página en cuestión tenga un tiempo promedio de permanencia de 15 minutos.

Bueno. Y ahora voy a introducir otra métrica que viene a cuento y que se debe de diferenciar de la tasa de rebote: la tasa de salida. La tasa de salida nos indica el número de visitas que han salido de nuestra web por una determinada página. No hay que obsesionarse con la tasa de salida ya que por algún sitio tienen que salir los usuarios. Debemos prestar atención a la tasa de salida si se muestra alta en lugares que consideramos estratégicos en los que no queremos que los visitantes abandonen nuestra web. Ejemplo: si se van justo antes de hacer clic en el botón de finalizar la compra. Si esta página tiene una tasa de salida alta es que estamos haciendo algo muy mal. En cualquier caso, debemos observar aquellas páginas que presentan una mayor tasa de salida y segmentarlas por distintos comportamientos de los visitantes por si sucede algún cambio poder tomar las medidas necesarias.

Espero haber ayudado a esclarecer estas tres métricas: la tasa de rebote, el tiempo de permanencia en la página y la tasa de salida.

Si quieres saber más sobre los vendedores de humo en las Redes Sociales haz clic AQUI.

Haz de SEO Asesor tu Asesor SEO