Los buscadores son en realidad un enorme negocio que pertenece a sus propietarios. Google es la maquinaria más grande de publicidad del mundo. Con más de 3.000 millones de búsquedas diarias es un estupendo escaparate para poner anuncios y promocionar empresas, artículos y servicios. Y Google cobra por ello.

Según los últimos datos, Google ha facturado por publicidad en España 368 millones de euros, 170 millones de euros más que todas las televisiones autonómicas juntas. Y con una rentabilidad muy superior, entre otras cosas porque las televisiones autonómicas son deficitarias. Además, la comparación entre infraestructuras todavía corre más a favor de Google.

Factores que afectan al Posicionamiento WebLos buscadores son los primeros interesados en que las respuestas a las consultas que hacen los usuarios sean lo más precisas posible. Sería inútil que cuando hacemos una búsqueda en Google para “coches” nos devuelva unos resultados sobre “planchas”. Desecharíamos a Google como herramienta de búsqueda y ellos perderían astronómicas cantidades de dinero en publicidad. Por ello, los motores de búsquedas quieren ser lo más precisos posible en sus resultados. A mayor calidad, más visitantes y así más publicidad que mostrar y más dinero a ingresar.

Google supervisa si el contenido de nuestra Web cumple sus directrices mediante su “algoritmo” de indexación. Este algoritmo es una serie de fórmulas matemáticas con las que Google proporciona el nivel de relevancia que tiene una página web en relación a un criterio de búsqueda. Es decir, si nosotros buscamos “tejado”, el algoritmo de Google analizará nuestra página para ver cuán relevante es para el término “tejado” y nos asignará un nivel de relevancia. Cuanto mayor sea este nivel de relevancia más arriba saldremos en los resultados de Google.

La optimización de páginas web para buscadores se parece a la alquimia para los no iniciados, pero hay una ciencia para ello. Los buscadores recompensan a las páginas que combinan correctamente determinados factores.

Debemos tener muy en cuenta estos factores a la hora de trabajar en el posicionamiento de nuestra Web.

Google analiza más de 200 factores y más de 10.000 subfactores que inciden en el posicionamiento de nuestras páginas.

Podemos dividir estos factores en cuatro grandes grupos:

-Factores de ranking dentro de la página web (On-Page).
-Factores de ranking fuera de la página web (Off-Page).
-Violaciones.
-Bloqueos.

Factores on-page: Son aquellos que están completamente dentro del control del editor, o sea, de nosotros. ¿Qué tipo de contenido publicamos? ¿Se les proporcionan a los buscadores importantes pistas HTML que ayuden a determinar la relevancia? ¿De qué manera la arquitectura del sitio ayuda o entorpece a los motores de búsqueda?

CONTENIDO: Lo oímos en todos los lados. El contenido es el rey. Si creamos un buen contenido, habremos creado una sólida base para construir sobre ella nuestra estrategia SEO.

La calidad del contenido. Es lo más importante de todo. ¿Producimos contenidos de calidad? Si estamos vendiendo algo, ¿vamos más allá de un folleto con la misma información que se puede encontrar en cientos de otros sitios? ¿Somos capaces de transmitir una razón para que los visitantes pasen más de unos segundos leyendo nuestra página? ¿Ofrecemos un valor real, algo único, diferente, útil, que no encontrarán en otros lugares? Estas son sólo algunas de las preguntas que debemos hacernos para saber si estamos proporcionando contenido de calidad. El contenido es literalmente la piedra angular de la que dependen otros factores.

Búsqueda de las palabras clave (keywords). La técnica SEO más importante después de la creación de un buen contenido es la investigación de palabras clave. Tenemos que crear contenido usando determinadas palabras clave, los términos de búsqueda que la gente utilizará para encontrarnos. Debemos crear un léxico para nuestra página web. Palabras clave que efectivamente permitan que el contenido “responda” a ellas. Hay que trabajar utilizando un lenguaje lo más parecido al que usan nuestros posibles visitantes.
Factores que afectan al Posicionamiento WebSi queremos que nuestras páginas se encuentren por determinadas palabras, es una buena idea utilizar en realidad esas palabras en el contenido ¿Con qué frecuencia? No hay número exacto de veces. No existe una “densidad de palabras clave” ideal. Solamente hay que usar el sentido común. Pensar en las palabras por las que queremos que una página sea encontrada, sobre todo las palabras que hayamos considerado relevantes en la investigación de palabras clave, y luego usarlas de manera natural en la página.

Enganche o compromiso. Si hemos escrito un contenido de calidad, los usuarios se comprometerán con él. Para determinarlo, los motores de búsqueda medirán el compromiso de diferentes maneras. Por ejemplo, ¿alguien busca y encuentra tu página en el listado de Google, hace clic pero inmediatamente “rebota” y vuelve de nuevo a los resultados para probar otro resultado? Eso puede ser una señal de que nuestro contenido no es atractivo. Es una métrica que un buscador puede leer. ¿Los usuarios pasan un tiempo relativamente largo revisando nuestro contenido, en relación con contenidos similares en otros sitios? El “tiempo en el sitio” es otra métrica que los motores de búsqueda pueden medir. Los motores de búsqueda suelen ser cautelosos utilizando las medidas de compromiso. Pero sí que es un factor que se mide de varias maneras. El éxito en enganchar a los visitantes está muy ligado a la calidad del contenido.

Frescura. Actualización del contenido. No podemos actualizar las páginas a diario pensando que les aportará “frescura” y por lo tanto más posibilidades de clasificarse mejor en los motores de búsqueda. Tampoco debemos añadir nuevas páginas constantemente pensando que eso dará un impulso de frescura.
Sin embargo, Google tiene algo que llama Query Deserved Freshness (que viene a ser algo como Consulta de Frescura Merecida). Esto significa que si hay una búsqueda que de repente y por alguna razón se vuelve inusualmente popular frente a su actividad normal, Google mira a ver si hay algún nuevo contenido sobre este tema y le dará un impulso hacia los primeros resultados. Si tenemos los contenidos sobre el tema justo cuando QDF (Query Deserved Freshness) sucede, disfrutaremos de estar en los primeros resultados durante una semana o dos o tres. Después la página puede desaparecer de los primeros lugares. No es que haya pasado nada malo. Es tan sólo que el impulso de frescura se ha gastado.

CÓDIGO HTML. HTML es el código fundamental utilizado para crear páginas web. Los motores de búsqueda pueden recoger información importante para el posicionamiento de elementos HTML específicos. Estas son algunas de las etiquetas HTML más importantes a las que debemos prestar atención.

Etiqueta HTML “title”. Imaginemos que escribimos 100 libros diferentes, pero les damos el mismo título a todos. ¿Cómo podría alguien entender que se trata de temas diferentes? Imaginemos que escribimos 100 libros diferentes, pero les damos títulos diferentes no muy descriptivos, con una palabra o dos. Una vez más, ¿cómo podría alguien saber de un vistazo de qué tratan los libros? Los títulos de HTML siempre han sido y siguen siendo la señal más importante que HTML proporciona a los motores de búsqueda para que entiendan de qué trata una página. Malos títulos en nuestras páginas es como tener malos títulos en los libros de los ejemplos anteriores.  Hay que pensar en lo que se espera encontrar en cada página, sobre todo basándonos las palabras clave. Luego elaboramos títulos únicos y descriptivos para cada una de las páginas.

Etiqueta HTML “description”. La etiqueta Meta description es uno de los elementos HTML más antiguos. Nos permite sugerir cómo nos gustaría que las páginas se describieran en los listados de búsqueda. Los puristas del SEO argumentan que la etiqueta Meta description no es “factor de clasificación”, ya que en realidad no ayuda a las páginas. Más bien, es un “factor de la pantalla”, algo que ayuda a cómo se nos ve, si aparecemos en los primeros resultados debido a otros factores. Técnicamente, eso es correcto. Sin embargo, como los motores de búsqueda están viendo cosas como el compromiso, si un anuncio incluso atrae un click, es un factor de clasificación. Una buena descripción puede aumentar las probabilidades de que se haga clic. Así que debemos tomarnos la etiqueta Meta description como un factor de clasificación. Tener una etiqueta Meta description no garantiza que nuestra descripción sea utilizada. Los motores de búsqueda pueden crear descripciones diferentes en función de lo que ellos decidan que es más relevante para una consulta en particular. Pero aumenta las probabilidades de que aparezca lo que nosotros queremos que aparezca. Es fácil de hacer. Así que hagámoslo.

Etiqueta de cabecera “Header”. Las etiquetas de cabecera son una manera formal para identificar las secciones clave de una página web, es decir, de jerarquizarla. Los motores de búsqueda desde hace mucho tiempo las utilizan como pistas para saber de qué va una página. Si las palabras que deseamos posicionar se encuentran en las etiquetas de cabecera, tendremos una probabilidad ligeramente mayor de aparecer en las búsquedas de esas palabras. Las etiquetas de cabecera son útiles cuando son el reflejo de una estructura lógica de una página.

ARQUITECTURA DEL SITIO. El último gran grupo de factores “on page”. Una estructura correcta del sitio ayudará a los esfuerzos SEO. Hacerlo mal puede invalidarlo.

Factores que afectan al Posicionamiento WebSitio rastreable. Los motores de búsqueda “rastrean” los sitios web, pasando de una página a otra con una rapidez increíble, actúan como escáneres de texto hiperactivo. Hacen copias de las páginas, que se almacenan en lo que se llama un “índice”, que es como un gran libro de la web. Cuando alguien busca, el motor de búsqueda da vuelta a través de este gran libro que ha creado, encuentra todas las páginas pertinentes y luego elige los que cree que son los mejores resultados para mostrar en primer lugar.
Para que te encuentren, tienes que estar en el libro. Para estar en el libro, nuestra página tiene que ser rastreable. La mayoría de los sitios en general no tienen problemas de rastreo, pero hay cosas que pueden causar dificultades. Por ejemplo, JavaScript o Flash pueden ocultar los vínculos, haciendo esos links invisibles para los motores de búsqueda. La mayoría de estos problemas se pueden evitar fácilmente. Además, una buena práctica es hacer uso de mapas de sitio (sitemaps).

Velocidad de acceso al sitio. Google quiere hacer de la web un lugar más rápido, tanto es así que ha declarado que los sitios que cargan más rápido estarán por encima de los sitios más lentos. A parte de la depuración del código, es muy importante tener en cuenta el servidor en el que alojamos nuestro sitio web, o sea, el hosting, ya que muchas veces es realmente el culpable de la lentitud. Aumenta la velocidad de carga de tu sitio si es posible. Nuestros visitantes humanos lo agradecerán también.

Direcciones URL descriptivas. Utilizar las palabras por las que deseamos que nos encuentren dentro del nombre de dominio o de la URL de la página, ayudará a nuestras perspectivas de clasificación. Además de ayudarnos un poco a posicionarnos, investigaciones en los últimos tiempos han demostrado que los buscadores son más propensos a seleccionar páginas con URLs cortas y descriptivas.

En siguientes post analizaremos el resto de factores que afectan al posicionamiento web.

Haz de SEO Asesor tu Asesor SEO