Siempre estamos luchando contra los vendedores de humo que prometen a las empresas objetivos en Posicionamiento Web que simplemente son mentira. Intentamos formar a los responsables de marketing en las empresas para que tengan los conocimientos suficientes y que sepan discernir entre quien les va ayudar en su proyecto con un trabajo SEO profesional y equilibrado con resultados tangibles de aquellos que lo único que buscan es sacarles el dinero prometiéndoles el oro y el moro.
Pero se nos escapa un raro perfil: aquél individuo que por alguna extraña razón es un vendedor de humo para sí mismo. Que se cree que sabe y además, que sabe mucho. Normalmente suelen ser personas que se creen que saben mucho de todo. Son los que cuando van al médico llevan su propio diagnóstico impreso sacado de profundas fuentes de conocimiento en Internet. Y por supuesto, si el criterio del médico no coincide con el suyo, el médico no tiene ni idea de medicina.
¿A qué viene todo esto?, os estaréis preguntando. Bien. Pues hace unos días, en la reunión con un cliente (Director de Marketing de una empresa grande), que ya percibes hostil en el primer minuto de conversación (la experiencia es un grado), ve absolutamente claro su proyecto y como llevarlo a cabo, haciéndome saber sutilmente que para qué cuernos necesita esa historia nueva del SEO que algunos nos estamos inventando.
Posicionamiento Web barca verdeSe le muestra un análisis preliminar de su Web, indicando los muchos problemas que tiene y su solución. Le explicas lo que es arquitectura, indexabilidad, keywords, taxonomías, estructura de página, sintaxis de URL, navegabilidad, la importancia de las analíticas, etc… Perdemos hora y media de nuestro tiempo, pero como quien oye llover. Ya le puedes contar la Biblia en verso, que con él estas historias del posicionamiento no van (fundamentalmente no cree en ellas, debe pensar que somos druidas o algo parecido). Que está muy contento con el rendimiento de su página web en la que no piensa invertir ni un euro en todo el año (5 años de antigüedad, PR 1, contenido duplicado, índice Alexa por encima de 9 millones, tráfico inexistente, sin tener ni idea de lo que es una conversión…, así a primera vista). Y claro, con este éxito que tiene en su página corporativa, el siguiente paso es montar una online killer shop para machacar a su competencia directa que se le ha metido entre ceja y ceja. Cuando analizas a la competencia, ves que realmente tienen un minucioso trabajo SEO hecho profesionalmente. Si supieran la terrible amenaza que se les echa encima… se lo tomarían más en serio.
Lo simpático de todo, es que el cliente quiere que se le pase una valoración económica de un trabajo en el que realmente no cree, sobre un proyecto de tienda online que solamente habita en su cabeza, plagado de puntos negros y en la que supuestamente está trabajando con sus diseñadores web (en los cuáles parece confiar ciegamente para todo como premio, supongo, por los inmejorables resultados obtenidos en su página web corporativa). Nuestra respuesta es simple, le podemos enumerar una serie de trabajos que realizaremos en su proyecto de una manera genérica pero que no podemos hacer una valoración económica sino no nos explica las dimensiones y los objetivos claros y viables que pretende. Su respuesta: “yo no espero a nadie”. Silencio en el tendido. Pienso para mis adentros: “pues comienza a caminar que ya vas tarde”. Nos despedimos educadamente. Aquí paz y después gloria.
Al final, no es que no cuente con nosotros. Simplemente es que es imposible que nosotros trabajemos para él. Y le deseamos todo el éxito en su proyecto, pero, personalmente soy muy escéptico.
Posicionamiento Web naufragioSi hay un momento especialmente indicado para influir en que un sitio Web se posicione bien a largo plazo y de manera natural en los buscadores, es en el que se inicia su desarrollo. De no hacerlo así y además cuestionando no sólo la efectividad de un trabajo SEO serio sino el mismo concepto SEO, es mutilar de raíz las posibilidades de un proyecto web. Evidentemente cada uno es libre de suicidar su proyecto en internet como le venga en gana.

Al final todo se resume en: tener un ROI positivo o no.

No invertir en SEO a estas alturas de la película es sencillamente perder dinero.

Haz de SEO Asesor tu Asesor SEO