Durante las últimas semanas hemos analizado muchas páginas Web. Más del 90% no tienen implementada una Analítica Web. Bueno, no tienen Analítica Web ni otras muchas cosas de una importancia crucial para el posicionamiento y para generar tráfico.

Páginas desarrolladas con churreras que externamente son distintas pero que en el fondo son las mismas. Hechas por empresas oportunistas que han contado y cuentan con el apoyo de organismos oficiales y que incluso ven recompensados sus atracos con subvenciones. Verdaderos churros a nivel de diseño, de código y con unas mínimas pautas SEO inexistentes.

Tasa de rebotePYMES y autónomos que se ven atrapados con empresas que les dicen que por supuesto que tienen estadísticas y les envían el resultado de un contador de visitas. Cuando les piden una copia de su base de datos les envían un Excel. Dicen que ellos nos tienen SQL. Los dominios registrados a nombre de quién sabe Dios. Les cierran toda posibilidad de migración a otros sistemas y a otros proveedores. Cuanto más tiempo pasa se pone peor pues son más dependientes de este sistema, más información secuestrada. Y así hasta el infinito es la estafa a la que se ven sometidas las empresas que dan un paso adelante para entrar en Internet y tienen la mala suerte de encontrarse con estos cuatreros de tres al cuarto. Estos impresentables se anuncian en unas páginas Web que sólo con verlas ya huela a chamusquina, con unos nombres rimbombantes para parecer ser lo que evidentemente no son. Eso si, con todas las bendiciones de todos los organismos nacionales y europeos que te puedas imaginar. Y se llevan una pasta vendiendo increíbles mejunjes con los que hasta a las ranas les sale pelo. Dicen.

Lo que indigna es que están apoyadas y subvencionadas por organismos oficiales. Nadie dice nada, nadie hace nada…

Un cliente me cuenta que le ha visitado un comercial de Páginas Amarillas para hacerle una oferta por el anuncio que hasta ahora salía en su guía y ya no quiere publicar más. Se lo cambia por gestionarle su página Web. Ya se parte uno por el medio, cuando el comercial de Páginas Amarillas, para argumentar la fuerza de la marca que representa, le explica a mi cliente que Google Maps es propiedad de Páginas Amarillas, le enseña una búsqueda y al final se puede ver “Directorio de empresas proporcionado por PaginasAmarillas.es”. Ni corto ni perezoso dice que eso es lo que demuestra que ellos pueden posicionar a sus clientes mejor que nadie ya que la finca es suya. Y no seré yo el que diga que no hay algo de verdad en esa afirmación, pero desde luego que esa manipulación no está al alcance de este comercial, es algo evidente. Total, una pasta en concepto de “mantenimiento anual” de una página que ya tiene en producción.

Estas y algunas cosas más hacen que tenga una tasa de rebote personal más alta de lo normal.

Pero vamos con la tasa de rebote que nos interesa y que no es otra que la que las analíticas nos entrega.

La tasa de rebote es una métrica que es muy difícil de malintepretar, y que técnicamente es el porcentaje de sesiones en nuestro sitio web en las que se ha visto una única página. O sea, el usuario que llega a nuestra Web, ve lo que ofrecemos y sin hacer nada más, se marcha. Lo peor que nos puede pasar. No hacen ni un simple clic en nuestra página.

Tasa de reboteEsto es lo bueno de la tasa de rebote: mide lo mal que lo hacemos. Y si miramos la tasa de rebote de cada una de las páginas que forman parte de nuestra web podremos identificar las páginas que no están cumpliendo su misión y que puede que estén rebotando el tráfico como locas.

Hay un caso claro en el que medir la tasa de rebote de manera agregada puede ser menos apropiado: los blogs. Los blogs son un caso único, la mayoría de la gente entra sólo a leer el contenido más reciente. Lo leen y se marchan. Sus tasas de rebote serán altas por el modo en el que se calcula esta métrica, y en este caso, es además correcto. No hay que medir la tasa de rebote de un blog de manera agregada, hay que segmentar los datos y medir solo la tasa de rebote de los visitantes nuevos.

Si tienes un blog o una pagina web corporativa que incluye un blog con la tasa de rebote bien segmentada, y aun así tienes una tasa de rebote muy elevada, que tu proveedor de servicios web no intente convencerte de que es normal con pretextos que se creerá el sólo. Que te quede bien claro: la tasa de rebote equivale a la gente que no hace NADA en absoluto en tu sitio web. No se puede considerar que un sitio web tenga éxito cuando un alto porcentaje de visitas sólo ve una página. Como dice Avinash Kaushik: piénselo bien antes de considerarse una excepción.

Conserva tu tasa de rebote por debajo del 30%.

Podéis acceder a más información sobre la tasa de rebote AQUI.

Haz de SEO Asesor tu Asesor SEO